Banda sonora de la historia.-

http://www.youtube.com/watch?v=B9dSYgd5Elk&ob=av3e

miércoles, 4 de julio de 2012

Cap. 11

Jack Taylor lanzaba miradas furtivas a Jamie entre su melena despeinada, miradas que Jam devolvía acompañadas de una sonrisilla travies. En unas cuantas, Jack fue cazado por Luke, y éste le devolvía la mirada con odio. Woody se percató en una ocasión y se temió lo peor, así que decidió cambiarle el sitio a Jamie, para que esta se sentase junto a Nathan, cosa que no la gustó un pelo.
Durante este juego de miradas, pilló a Brian mirando hacia el infinito, que no era el infinito. Miraba a Layla, que se magreaba ligeramente con Jim, el hermano de Jamie. Layla era la chica por la que se pelearon Jim y Brian, pero que al final se quedó con el moreno, ya que Electra se ocupó de mantener alejado a Brian.
Jamie avisó a Luke de que su hermano se encontraba allí. Se excusaron, y fueron a saludarles.
Hablaron con ellos, y les invitaron a unirse, pero Luke le dijo a Jam que no, que eran negocios. Y tenía razón, pero para Jamie era todo taaaaaaaan incómodo, que toda la ayuda era poca.
Al final Luke se quedó con ellos un rato más, y Brian miraba a Layla embobado y a Jim con odio.
Cuando Jamie volvió a su mesa, se encontró a Taylor solo, mirando su copa.
- Nena, me ha comentado Nathan que toquemos juntos, ¿no?
- Sí... Ese era el plan, según Woody.
- ¿Y a quién demonios le importan los planes, nena? Mejor es improvisar. Yo ahora improvisaría besarte. ¿Cómo te parece?
- Mal, está mi novio ahí.
- En mi coche no creo que quepa ese cachitas.
Ella se moría de ganas, se sentía mal por ello. Pero, ¡qué demonios! Era Jack Taylor, nadie tenía por qué enterarse... Con tal de que la prensa no les viese juntos. No, no, estaba mal.
- Jack, lo siento. Espero que sigas queriendo cantar conmigo...
- ¡Claro! Tu voz aún no me ha rechazado, de hecho tú tampoco. Tú te niegas porque tu novio puede vernos, nuestros managers pueden vernos, la prensa puede vernos, pero quieres. Y no es que sea un chulillo o que me crea Dios, pero sé interpretar las miradas de la gente... Y estás siendo un libro abierto, nena.
Jamie se sentía como dentro de una de las canciones de Jack, se le saltaban los colores, y estaba a puntito de perder la cabeza, cuando aparecieron Woody y Nathan de nuevo. Luke volvió, y tras hablar de negocios, conciertos, miraditas y demás, se volvieron a casa. Ella concretamente se fue a casa con Luke. Miraba a Luke, pero veía a Nathan, veía a Jack y no veía a Brian. Un momento: ¿dónde estaba Brian?

jueves, 28 de junio de 2012

Cap. 10

Jamie se intentó poner lo más guapa que podía. Al principio le pidió consejo a Luke que estaba tirado en su cama, pero le daba la impresión que le aconsejaba como un padre, intentando que escogiese la ropa menos favorecedora, para no tener el riesgo de que otros la miraran, y menos que Jack Taylor, uno de sus ídolos, la quisiese invitar a una copa.
Jam se cansó de eso, y prefirió que Luke la esperase fuera. Cuando volvió de cerrar la puerta se encontró a Brian husmeando su armario.
- Con el vestidito rojo irías demasiado putón y demasiado elegante. ¿Por qué no te pones la camiseta de Dylan y los pitillos rotos y ya está? Es como estás más guapa.
- Gr...gracias Brian. - Se le hacían los ojos agua cada vez que le veía después de la discusión.
- Y ponte un buen push-up, mucho rimmel, y tira, que tienes al hermano de Adam y a otros 3 tíos esperándote, ¡vamos!
Le hacía mucha gracia la situación. Brian siempre la había tratado como su mejor amigo, como a un tío, y ahora la intentaba dar consejos. Cada día desde que se conocían le quería más, e incluso muerto le seguía queriendo cada día más.

Siguiendo los consejos de Brian, bajó las escaleras, esperó a Luke, y se fueron al Pilgrims, su bar favorito. Por el camino se encontraron a Woody, que llegaba en su fulgurante cadillac rojo, y les invitó a entrar, para que su aparición fuese aún más espectacular.
En efecto, aparcaron en la puerta, y medio Londres se les quedó mirando. En la puerta estaban Jack Taylor, con la cabeza gacha, cigarro en mano, despeinado, vaqueros apretadísimos, camiseta blanca medio rota, y chupa de cuero marrón. De espaldas a ellos estaba su mánager.
La sorpresa fue cuando el mánager de Taylor se giró, y era el mismísimo Nathan. El novio de Electra, el que había irrumpido con ella esta mañana en su casa. Del que se había quedado prendada Jam.
Jamie temblaba. Iba a pasarse toda la noche hablando de negocios con su "novio", su ídolo, un casi desconocido de lo más atractivo y su mánager gay. Woody era claramente lo que menos la preocupaba.

Cap. 9

Jam se tumbó en la cama, y puso el tocadiscos para evitar que la oyesen llorar. Era una llorera de rabia, dolor y desesperación por partes iguales.
Llamaron a la puerta y acto seguido Jam gitó - DEJADME EN PAZ DE UNA PUTA VEZ YA QUE NO ME IMPORTÁIS UNA MIERDA.
Abrieron la puerta, y cuando se disponía a matar al desertor, vio que era Woody, su mánager. Le conocía desde hacía años, pero hace 3, él la escuchó cantar en el bar de su padre, y decidió que sería su mánager y la llevaría alto. Era gay, pero no lo había hecho público a nadie, excepto a ella. Aunque no es que lo escondiese muy bien.
- Nena, no me llores, que seguro que es una tontería, y tienes a un maromo de ojos azules y pelito rizado esperando en el pasillo.
- Joder Woody, todo es una puta mierda. 
- Ya... Pero no te preocupes.
- Bueno, da igual. - Se secó las lágrimas con un clínex que sacó de una caja en su mesilla.- ¿Querías algo, no?
- En efecto princesa. Jack Taylor. Ahí lo dejo.
- ¿El cantante de folk? ¿Qué pasa con él?
- Pues mira, que tu increíble y guapísimo mánager ha hablado con el mánager del señorito Taylor, y éste me confesó que le encanta tu voz, y tuvimos la idea de que tocaseis juntos un día de estos. Taylor está en mitad de su gira por aquí, y está encantado de que vayas a tocar con él.
A Jamie casi se le rompé la garganta al atragantarse con el humo del cigarro, dada la sorpresa. - ¡Qué me dices! Yo fui hace dos años a un recital de poesía dedicado a Rimbaud en el que participó él, y me firmó un autógrafo, y se hizo una foto y todo... Qué fuerte...
- Y al parecer, no quiere solo cantar contigo. Ni Jack, ni el mánager... Hay que ver cómo hablaban de ti.
Ella se moría de ganas, pero tenía claro que quería que Luke la acompañase, ya que era el único que no se había cabreado con ella.
Woody salió, despidiéndose de ella y de "el maromo de ojos azules y pelito rizado".


Ella volvió a meter la cabeza entre su almohada y su cojín, y escuchó a alguien entrar. Supuso que era Luke, pero no, era su hermano.
- Jam, John se siente fatal... Entiendele tu también, toda la presión... Pero yo no te culpo, ni a ti, ni a él, ni a Luke - esto último lo dijo en voz muy baja, evitando que pareciese una recriminación. - Yo te quiero. Te queremos todos, nos queremos todos, y le queríamos todos. Y ahora todos debemos tranquilizarnos y tomárnoslo todo con más calma y tal. - Jamie se incorporó para darle un abrazo como los de antes, de los que duraban minutos y minutos. 
- Y por cierto, Woody me ha dicho que a las 21.00 en la puerta del Pilgrims para hablar lo de Taylor. ¿Quién es Taylor, por cierto?
- JACK TAYLOR.
- ¿Me vacilas? Ese tío es genial, ¡es un genio!
- Lo sé
- ¿Puedo acompañarte? Bueno... llevarás a Luke, ¿verdad? 
- Sí, lo tenía pensado... Lo siento
- No pasa nada. - Y esbozó una media sonrisa de esas que le caracterizaban y a Jam le encantaban. John llamó a la puerta, seguido de Ariel, para disculparse, y se abrazaron los tres, Adam, John y ella. Brian miraba de fondo. Y eran felices.

Cap. 8

Ya con Electra y Nathan fuera, Jamie decidió huir a su cuarto, antes de que Adam, Ariel y John se acordasen de los Reckless y empezaran a echarle la bronca. Excusándose diciendo que se encontraba mal, cerró la puerta tras ella, bueno, tras Brian que la seguía como un perrito faldero.
- Te has ido para que no te demos la chapa sobre los chupasangre de ayer. Pues no te libras, yo te voy a dar la charlita correspondiente. Mira Jam, sabes que no son buena gente y qu..- Jam le cortó muy seca
- Pero saben lo que me gusta, y lo hacen que da gusto.
- Eres tan... golfa cuando quieres...- Un cojín voló de nuevo hacia Brian, mientras Jamie se reía. Se abrió la puerta de su habitación tras unos golpecitos en la puerta, era Luke.
- ¿Jamie? Te escuché reír, ¿qué pasa?- Como a la chica no se le ocurría nada para disimular, se le quedó mirando a los ojos, mordiéndose el labio inferior, y él se acercó a ella abrazándola y se tiraron a la cama. Jamie pudo ver como Brian ponía cara de morboso, y le hizo un gesto con la cabeza señalándole la puerta.
- Qué rancia eres... Ahora que estoy muerto no pudo ni follar ni ver porno, ¡ni en directo! Qué poco me cuidas... - Jam se empezaba a encontrar incómoda y Luke la preguntó si se encontraba bien, y ya Brian abandonó la habitación.


A la media hora, Adam llamó con mucho miedo a la puerta de su amiga, temiendo encontrarse con el asunto.
Abrió Luke con una sábana anudada a la cintura, y al ver a su hermano se puso rojo, ambos se pusieron rojos, y disimuló girándose para llamar a Jam.
- Jamie, es Adam, te llaman por teléfono.
- Di que luego llamo, Adam- Dijo Jam desde el baño.
- Dicen que es importante y no puede esperar. Son.. en fin.. tus amiguitos.- Jamie salió corriendo en ropa interior y despeinada. Bajó corriendo las escaleras hasta el teléfono del salón.
- ¿Si?
- Jam, estamos en la cárcel, necesitamos tu ayuda.-Murmuró uno de los gemelos a través del teléfono.
Cuando Jamie se disponía a responder, un John cabreadísimo como no habían visto nunca, le arrancó el teléfono de las manos y colgó.
- ¿Pero qué te crees que haces? - Gritó Jam
- Se muere tu mejor amigo, y esa misma noche te tiras a esos dos pervertidos y te metes de todo, y para rematar, te beneficias al hermano de Adam. Te estás luciendo Jam. Parece que no te importamos una mierda.
- Jam salió corriendo de nuevo a su habitación, negando a Luke la entrada.

martes, 13 de septiembre de 2011

Cap. 7

Jam se despertó tapada solamente por una sábana azul, en un cuarto que desconocía y apoyada en el pecho de alguien que no recordaba. Levantó la mirada y vio un marco de fotos en al mesilla de noche, él y Adam, y luego vio su cara, y su brazo con el ancla tatuada. No se acordaba de la noche anterior, pero la tranquilidad que le daba saber que había acabado tan bien, le hizo despreocuparse. Se dio la vuelta, y la sorpresa vino cuando vio a Brian sentado en un silla al lado de la cama, ojiplático, con la boca abierta y partiéndose de risa a la vez.
- ¿Cómo coño ha pasado esto? Puahahahaha, yo que venía a echarte la bronca por haberte ido con esos dos gilipoyas, y me encuentro con tal pastel... A John y a ti nunca os han explicado eso de "No te líes nunca con el hermano/a de un colega?
- Joder Brian... Has estado ahí... todo el rato? - Dijo mientras intentaba taparse con al sábana.
- Ssssshhhh.... calla, no vayas a despertara  tu amorcito. Y, no, acabo de llegar, gracias a Dios no he visto semejante imagen... aunque no me importaría...- Se calló tras el cojín que le lanzó Jamie. Se empezaron a reír los dos en voz muy baja, hasta que Luke se despertó. Ella se hizo la dormida, siempre le gustó que la despertasen con mimos.


Después de desayunar y arreglarse, fueron a la casa de Jam. Abrió ella la puerta con una gran sonrisa en la cara, seguida de Luke, y con Brian por detrás, pero dicha sonrisa se borró torpemente tras observar el percal del salón. John, Ariel y Adam, con gesto totalmente incómodo, y Electra al lado. La causa de la incomodidad era ella: era la ex-novia de Brian, aunque nunca lo había aceptado. Niña de papá, se creía pin-up, y por lo que nos había comentado Brian y habíamos observado cuando salíamos por ahí, era más corta que las mangas de un chaleco. Vamos, una joya de niña.
- ¡Mierda! - Exclamó Brian cuando la vio. - ¿Qué parte de "no quiero volver a verte" no entendió esta chica? Será imbécil....
Jamie miró a Brian y procedió a hablar.
- ¡Hombre Electra! Qué sorpresa.... - Electra la miró y se abalanzó a ella llorando.
- ¿¡Por qué él, Jalsie?! POR QUÉ ÉL!
- Soy... soy Jamie
- Si ya os dije que era tonta. - Interrumpió Brian.
- ¿Qué has venido a hacer aquí? - Electra se incorporó, se secó las tres lágrimas de cocodrilo de la cara, y dijo totalmente calmada.
- Vengo a por sus cosas.
- ¿Tú?
- Si, yo, soy soy novia, bueno, su viuda, casi.
- Jamie, recuérdame que no vuelva a salir con una tía por muy buena que esté, antes de saber su C.I., por favor... Dila cualquier cosa, y que se largue ya...
- Mira Electra, no sé si recuerdas que Brian te dejó y... - y la chica empezó a llorar falsamente de nuevo. 
Adam miró a Luke con cara extrañada y luego a Jam.
- Jamie ¿puedo hablar contigo un momentín? -Ella miró a Luke, que tenía un gesto bastante incómodo, y luego contestó.
- Verás Adam, no es el mejor momento - Señaló con la cabeza a Electra.
- Es sobre eso - Y volvió a señalarla con la cabeza.
- Ah, entonces guay. Vmaos.
Subieron a la habitación de éste y cerraron la puerta.
- Jam, esta tía está grillada
- Aparte de retrasada. Pero más que loca, yo diría que es una arpía.
- ¿Tu crees? Si Brian no tenía un duro... ¿qué se va a querer llevar?
- Vete tu a saber... - Sonó el timbre de nuevo. Siguieron hablando de cómo hacerla irse con las manos vacías y bajaron con un plan estructurado.
Pero todo el plan se fue al garete cuando al entrar por el arco al salón, se encontró a Luke, con su preciosa cara, con un tío al lado. Extremadamente mod, con una mirada penetrante y una sonrisa enloquecedora. 
Adam habló con Electra y empezó con su parte del plan. Cuando le tocaba "actuar" a Jam, tuvo que darla un codazo para distraer su atención de aquellos dos hombres, especialmente del desconocido. Prosiguieron ambos dos con el plan, mientras Brian por un lado, se tiraba de los pelos, y ponía caras graciosas, burlándose de su ex, John y Ariel intentaban aguantarse la risa, y Luke y el hombre misterioso, estaban apartados, sin hacer absolutamente nada.


Electra acabó tragándose el teatrillo.
- Bueno, cariño, tenemos que irnos. - Dijo el chico misterioso, osea, era el novio de ella.
- ¿Qué rápido te olvidas de mi, eh, zorra? - Dijo Brian con gran gesto de sorpresa. 
- ¿Cómo te llamas? - se le ocurrió preguntar a Jam, ya que realmente estaba interesada en aquel tipo
- Nathan, Nathan Daltrey. - Diciendo esto con media sonrisa, cogió a la "dolida" Electra del hombro y salieron de la casa.
- Yo soy Jamie, encanta...da. - Pero ya había salido.
- ¿Estabas intentando ligar con ese chulo? - Dijo John mientras el resto se acercaban hacía él y Ariel.
- Qué va... Solo intentaba ser educada o amable.
- Es verdad, además, Jamie está con alguien, ¿verdad? - Dijo Luke, guiñándole un ojo. Mientras lso otros 3 aplaudían y se reían, aunque Adam se quedó un poco mosca


Esto fue u gran palazo para Jam. Realmente le gustaba Luke, pero odiaba que se tomaran ese tipo de decisiones sin hablarlas antes. 
Además, estaba el tipo ese, Nathan, la había calado. Pero bueno, al parecer, y en principio, estaba saliendo con Luke.

viernes, 9 de septiembre de 2011

Cap. 6.

Iban caminando por las calles más famosas de Londres, los tres con Jam en medio. Kurt y Syd, aparte de manejar el Rock and roll (como término musical) también manejaban todo lo referente a él: Sexo y drogas. Entraron en los lavabos de un garito oscuro y le ofrecieron a Jam unas cuantas rayas, a lo cual no se negó. Después de dichas rayas y varios cócktails, entraron en otro bareto, oscuro también, pero muy glam. PArecía que habían vuelto a 1972. En el escenario, un chico imitando a Bowie cantaba "Baby's on fire" de Brian Eno. El ritmo mareante y los sonidos metálicos de la canción facilitaban la toma de control de las drogas en sus cerebros. Durante los 4 minutos que duró la canción, los gemelos empezaron a restregarse sobre Jamie. Ella les empezó a besar, y entraron de nuevo en el baño. Aquellos chicos podían llegar a ser muy obscenos, y siempre jugaba a su favor. Después de toda clase de magreos, sacaron las agujas y unas bolsitas. Volvieron a ofrecer a Jam. Le ataron la cinta por encima del codo, y la dieron golpecitos, y mientras Syd la inyectaba, Kurt se dedicaba a besarla por el cuello. Fue divertido durante la primera media hora, en la cual, la imaginación de los gemelos sobre Jam se acentuó.


Pero de repente todo se empezó a nublar, entraron en el garito unos tipos reclamando a los hermanos Reckless. Seguro que era un tema de drogas. Se fueron corriendo por al puerta de atrás escoltados por la camarera, dejando a Jam tirada en el suelo. Ella salió como pudo del garito para tomar el aire, respirar. Se empezaba a encontrar mal, sudaba y tenía temblores. Se acurrucó sobre sus rodillas y se tumbó lentamente en el suelo. Cuando ya pensaba que iba a morirse allí, una mano fuerte la cogió y la metió en un coche. Mientras le daba palmaditas en la cara y susurraba - Jamie, Jamie, ¿estás bien?- Ella empezó a abrir los ojos y vio delante suyo a los ojos más azules que había visto en su vida. Pensó que era Adam, pero él no tenía tanta fuerza como para haberla cogido. Tenía sus mismos ojos. Era Luke. Cuando éste vio que Jam abría los ojos, sonrió, y ella quedó enamorada de esos hoyuelos, de esa boca perfecta. 
Estaba medio vestida: la camisa desabrochada, los pantalones medio bajados y despeinada. Luke la ayudó a vestirse bien, la llevó a su casa y la dio algo de comer.


Tantos años conviviendo a diario con el hermano de Adam y nunca se había fijado en lo buen chico que era.
- ¿Por qué me has traído a tu casa?
- ¿En serio quieres que Adam y John te vean en este estado, sabiendo con quién venías?
- Es cierto.... Muchas gracias Luke.
- Te han dejado tirada, no dirás que no te lo avisamos siempre.
- Ha sido por otros asuntos... Si no, se hubiesen quedado. Créeme, lo estábamos pasando muuuuuuuy bien. - Se quedó callada con gesto de satisfacción.
Luke se sentó a su lado en el sofá con una taza de té entre sus manos. Se quedó mirando a Jam, ella le devolvió al mirada. Y después de 5 minutos con sus caras a menos de 3cm la una de la otra, Luke le dio un beso, que ella continuó con mucho gusto.

domingo, 28 de agosto de 2011

Cap. 5

Jam se levantó de la mesa, excusándose diciendo que tenia que ir al baño, para intentar buscar a Brian, y convencerle de que escuchase a su hermano. Entró por la puerta que estaba marcada con una señorita pin-up indicando que ese era el lavabo de mujeres. Entró, se apoyó en la pared y se quedó mirando al techo. No sabía qué hacer, cómo encontrarle. Nadie la dijo cómo tenía que hacerlo. Mientras ella seguía con al mirada perdida, Brian apareció de nuevo y se quedó sentado en el water con restos de cocaína. Tosió para llamar la atención de Jamie. 
- Brian por favor, tienes que escuchar a Jim, quiere pedirte perdón, se siente muy mal.
- Ya, pero, ¿no te das cuenta de que es todo falso? Sólo se arrepiente porque me he muerto, y quedaría mal que me odiase en momentos como este.
- Una cosa es que te caiga mal por lo que hizo, y otra es que tengas que hablar así de él. Sabes que no es así.
- ¿A no?, ¿te acuerdas de aquel día? En este mismo pub, apareció y me pegó un puñetazo en la cara, simplemente por haberle dicho a su chica que yo era mejor en la cama que él... ¿Recuerdas? En esos momentos estuviste de mi parte.
- Conozco a mi hermano, por eso es mi hermano, y sé que ahora está siendo sincero, que se arrepiente.
- Perfecto... vengo para ayudarte y tú, lo único que se te ocurre hacer es joderme. Perfecto Jam. Pensé que eras mi mejor amiga.
- ¡ Y LO SOY! Por favor Brian, simplemente ven con nosotros y escúchale, por favor...
Sin articular ninguna palabra y con cara de odio, Brian se levantó y siguió a Jam hacia la mesa de nuevo.
Siguieron hablando, y por la cara de Brian, no parecía convencido de las disculpas. Y cada dos por tres
éste soltaba algún comentario del tipo:
- No te creo. Eres un cínico y un imbécil. No te mereces a la chica que tienes.
Jam estaba tan pendiente de que las palabras de Jim calasen a Brian, que no se dio cuenta de los dos personajes que aparecía por la puerta: los gemelos Reckless, Kurt y Syd. Lo mejorcito de Londres, o lo peorcito, según las altas esferas. Eran los que se dedicaban a manejar el rock and roll de la ciudad. Sin ellos, no había fiesta que mereciese la pena. No eras una buena groupie de nadie si no te habías acostado primero con alguno de ellos, o con los dos. Jamie les amaba, gracias a ellos había conseguido codearse con la gente que más deseaba, como Keith Richards o David Bowie. Pero el resto del grupo los detestaba. Sabían que sólo la utilizaban por interés, pero Jam no les escuchaba, ellos dos la daban lo que ella quería, la decían lo que deseaba oír... Y eso a Jamie le encantaba. Nunca había sido una niña mimada, lo cual acentuaba más y más su interés por ls gemelos.
Se acercaron y mientras Syd la tapaba los ojos Kurt la cogió de la mano para levantarla de la silla.
- ¡Sorpresa amor! - La retiró las manos de la cara y ella se abalanzó sobre ellos para abrazarlos.
- ¿Se murió alguien en tu fiesta, no? 
- Sí, Brian.
- ¿El pelirrojo? Siempre me cayó un poco mal... - Con el pelirrojo se refería a John, y eso no le hizo ni pizca de gracia.
- ¡Eh, imbécil! Que estoy aquí...gilipoyas...
- Ah, ya caigo, el rubito ese... Sí sí, pobre chico.
Jamie volvió la vista hacia el resto de sus acompañantes, y les vio a todos mirando a los gemelos con cara de asco. Incluido Luke, que antes solía ser su amigo. El que parecía más molesto era Brian.
- Sabes que son escoria Jam... Sólo te quieren utilizar. Pero haz lo que quieras, siempre lo haces.
Ella se quedó abatida pensando.
- Bueno qué... ¿Nos vamos a otro sitio? Dijo Adam muy mosqueado.
- Sí, sí, creo que será lo mejor, podemos ir a un nuevo pub exclusivo que han abierto en... - Empezó a decir Syd, pero Luke le interrumpió. 
- Nosotros nos movemos, vosotros dos podéis ir por vuestra cuenta... 
- Está bien, no te pongas violento Luke. Bueno Jam, vienes con nosotros, ¿no?
Se quedó un rato mirando hacia sus amigos, todos con cara de "no lo hagas, por favor". Y cuando ya estaba dispuesta a denegar su invitación, recordó las palabras que dijo Brian sobre su hermano, y eso la dolió mucho. Se iría con ellos de fiesta, simplemente por fastidiar a Brian, aunque estaba segura de que se arrepentiría de ello a la mañana siguiente.