Banda sonora de la historia.-

http://www.youtube.com/watch?v=B9dSYgd5Elk&ob=av3e

martes, 13 de septiembre de 2011

Cap. 7

Jam se despertó tapada solamente por una sábana azul, en un cuarto que desconocía y apoyada en el pecho de alguien que no recordaba. Levantó la mirada y vio un marco de fotos en al mesilla de noche, él y Adam, y luego vio su cara, y su brazo con el ancla tatuada. No se acordaba de la noche anterior, pero la tranquilidad que le daba saber que había acabado tan bien, le hizo despreocuparse. Se dio la vuelta, y la sorpresa vino cuando vio a Brian sentado en un silla al lado de la cama, ojiplático, con la boca abierta y partiéndose de risa a la vez.
- ¿Cómo coño ha pasado esto? Puahahahaha, yo que venía a echarte la bronca por haberte ido con esos dos gilipoyas, y me encuentro con tal pastel... A John y a ti nunca os han explicado eso de "No te líes nunca con el hermano/a de un colega?
- Joder Brian... Has estado ahí... todo el rato? - Dijo mientras intentaba taparse con al sábana.
- Ssssshhhh.... calla, no vayas a despertara  tu amorcito. Y, no, acabo de llegar, gracias a Dios no he visto semejante imagen... aunque no me importaría...- Se calló tras el cojín que le lanzó Jamie. Se empezaron a reír los dos en voz muy baja, hasta que Luke se despertó. Ella se hizo la dormida, siempre le gustó que la despertasen con mimos.


Después de desayunar y arreglarse, fueron a la casa de Jam. Abrió ella la puerta con una gran sonrisa en la cara, seguida de Luke, y con Brian por detrás, pero dicha sonrisa se borró torpemente tras observar el percal del salón. John, Ariel y Adam, con gesto totalmente incómodo, y Electra al lado. La causa de la incomodidad era ella: era la ex-novia de Brian, aunque nunca lo había aceptado. Niña de papá, se creía pin-up, y por lo que nos había comentado Brian y habíamos observado cuando salíamos por ahí, era más corta que las mangas de un chaleco. Vamos, una joya de niña.
- ¡Mierda! - Exclamó Brian cuando la vio. - ¿Qué parte de "no quiero volver a verte" no entendió esta chica? Será imbécil....
Jamie miró a Brian y procedió a hablar.
- ¡Hombre Electra! Qué sorpresa.... - Electra la miró y se abalanzó a ella llorando.
- ¿¡Por qué él, Jalsie?! POR QUÉ ÉL!
- Soy... soy Jamie
- Si ya os dije que era tonta. - Interrumpió Brian.
- ¿Qué has venido a hacer aquí? - Electra se incorporó, se secó las tres lágrimas de cocodrilo de la cara, y dijo totalmente calmada.
- Vengo a por sus cosas.
- ¿Tú?
- Si, yo, soy soy novia, bueno, su viuda, casi.
- Jamie, recuérdame que no vuelva a salir con una tía por muy buena que esté, antes de saber su C.I., por favor... Dila cualquier cosa, y que se largue ya...
- Mira Electra, no sé si recuerdas que Brian te dejó y... - y la chica empezó a llorar falsamente de nuevo. 
Adam miró a Luke con cara extrañada y luego a Jam.
- Jamie ¿puedo hablar contigo un momentín? -Ella miró a Luke, que tenía un gesto bastante incómodo, y luego contestó.
- Verás Adam, no es el mejor momento - Señaló con la cabeza a Electra.
- Es sobre eso - Y volvió a señalarla con la cabeza.
- Ah, entonces guay. Vmaos.
Subieron a la habitación de éste y cerraron la puerta.
- Jam, esta tía está grillada
- Aparte de retrasada. Pero más que loca, yo diría que es una arpía.
- ¿Tu crees? Si Brian no tenía un duro... ¿qué se va a querer llevar?
- Vete tu a saber... - Sonó el timbre de nuevo. Siguieron hablando de cómo hacerla irse con las manos vacías y bajaron con un plan estructurado.
Pero todo el plan se fue al garete cuando al entrar por el arco al salón, se encontró a Luke, con su preciosa cara, con un tío al lado. Extremadamente mod, con una mirada penetrante y una sonrisa enloquecedora. 
Adam habló con Electra y empezó con su parte del plan. Cuando le tocaba "actuar" a Jam, tuvo que darla un codazo para distraer su atención de aquellos dos hombres, especialmente del desconocido. Prosiguieron ambos dos con el plan, mientras Brian por un lado, se tiraba de los pelos, y ponía caras graciosas, burlándose de su ex, John y Ariel intentaban aguantarse la risa, y Luke y el hombre misterioso, estaban apartados, sin hacer absolutamente nada.


Electra acabó tragándose el teatrillo.
- Bueno, cariño, tenemos que irnos. - Dijo el chico misterioso, osea, era el novio de ella.
- ¿Qué rápido te olvidas de mi, eh, zorra? - Dijo Brian con gran gesto de sorpresa. 
- ¿Cómo te llamas? - se le ocurrió preguntar a Jam, ya que realmente estaba interesada en aquel tipo
- Nathan, Nathan Daltrey. - Diciendo esto con media sonrisa, cogió a la "dolida" Electra del hombro y salieron de la casa.
- Yo soy Jamie, encanta...da. - Pero ya había salido.
- ¿Estabas intentando ligar con ese chulo? - Dijo John mientras el resto se acercaban hacía él y Ariel.
- Qué va... Solo intentaba ser educada o amable.
- Es verdad, además, Jamie está con alguien, ¿verdad? - Dijo Luke, guiñándole un ojo. Mientras lso otros 3 aplaudían y se reían, aunque Adam se quedó un poco mosca


Esto fue u gran palazo para Jam. Realmente le gustaba Luke, pero odiaba que se tomaran ese tipo de decisiones sin hablarlas antes. 
Además, estaba el tipo ese, Nathan, la había calado. Pero bueno, al parecer, y en principio, estaba saliendo con Luke.

viernes, 9 de septiembre de 2011

Cap. 6.

Iban caminando por las calles más famosas de Londres, los tres con Jam en medio. Kurt y Syd, aparte de manejar el Rock and roll (como término musical) también manejaban todo lo referente a él: Sexo y drogas. Entraron en los lavabos de un garito oscuro y le ofrecieron a Jam unas cuantas rayas, a lo cual no se negó. Después de dichas rayas y varios cócktails, entraron en otro bareto, oscuro también, pero muy glam. PArecía que habían vuelto a 1972. En el escenario, un chico imitando a Bowie cantaba "Baby's on fire" de Brian Eno. El ritmo mareante y los sonidos metálicos de la canción facilitaban la toma de control de las drogas en sus cerebros. Durante los 4 minutos que duró la canción, los gemelos empezaron a restregarse sobre Jamie. Ella les empezó a besar, y entraron de nuevo en el baño. Aquellos chicos podían llegar a ser muy obscenos, y siempre jugaba a su favor. Después de toda clase de magreos, sacaron las agujas y unas bolsitas. Volvieron a ofrecer a Jam. Le ataron la cinta por encima del codo, y la dieron golpecitos, y mientras Syd la inyectaba, Kurt se dedicaba a besarla por el cuello. Fue divertido durante la primera media hora, en la cual, la imaginación de los gemelos sobre Jam se acentuó.


Pero de repente todo se empezó a nublar, entraron en el garito unos tipos reclamando a los hermanos Reckless. Seguro que era un tema de drogas. Se fueron corriendo por al puerta de atrás escoltados por la camarera, dejando a Jam tirada en el suelo. Ella salió como pudo del garito para tomar el aire, respirar. Se empezaba a encontrar mal, sudaba y tenía temblores. Se acurrucó sobre sus rodillas y se tumbó lentamente en el suelo. Cuando ya pensaba que iba a morirse allí, una mano fuerte la cogió y la metió en un coche. Mientras le daba palmaditas en la cara y susurraba - Jamie, Jamie, ¿estás bien?- Ella empezó a abrir los ojos y vio delante suyo a los ojos más azules que había visto en su vida. Pensó que era Adam, pero él no tenía tanta fuerza como para haberla cogido. Tenía sus mismos ojos. Era Luke. Cuando éste vio que Jam abría los ojos, sonrió, y ella quedó enamorada de esos hoyuelos, de esa boca perfecta. 
Estaba medio vestida: la camisa desabrochada, los pantalones medio bajados y despeinada. Luke la ayudó a vestirse bien, la llevó a su casa y la dio algo de comer.


Tantos años conviviendo a diario con el hermano de Adam y nunca se había fijado en lo buen chico que era.
- ¿Por qué me has traído a tu casa?
- ¿En serio quieres que Adam y John te vean en este estado, sabiendo con quién venías?
- Es cierto.... Muchas gracias Luke.
- Te han dejado tirada, no dirás que no te lo avisamos siempre.
- Ha sido por otros asuntos... Si no, se hubiesen quedado. Créeme, lo estábamos pasando muuuuuuuy bien. - Se quedó callada con gesto de satisfacción.
Luke se sentó a su lado en el sofá con una taza de té entre sus manos. Se quedó mirando a Jam, ella le devolvió al mirada. Y después de 5 minutos con sus caras a menos de 3cm la una de la otra, Luke le dio un beso, que ella continuó con mucho gusto.